Quantum Consultoria de Organización Sistémica (Barcelona) | quantum.consultors@gmail.com
Consultoria de Organizacion Sistemica

Entramos en una época en que lo fundamental son la creatividad, la intuición y la capacidad para tomar decisiones rápidas y acertadas. Las soluciones convencionales son costosas y en muchos casos ya no funcionan.

He tenido la suerte de conocer los sistemas y métodos con los que trabajan las grandes consultoras de organizaciones. He participado en muchos informes y he asistido a muchas reuniones. He observado la enorme cantidad de tiempo, esfuerzo y dinero que se pierden en este tipo de actuaciones.
Tengo mi visión particular sobre este tema que resumo de manera sucinta en este cuadro.

Consultoría clásica 

Consultoria sistémica (Quantum)

  1. El comportamiento de las partes determina el comportamiento del conjunto
  2. Son necesarias muchas entrevistas y reuniones
  3. El consultor ofrece la solución, dice "lo que hay que hacer"
  4. Se analizan las causas y se establece un diagnóstico
  5. Trabajan multitud de profesionales
  6. Elabora multitud de informes con mucha literatura y gráficos
  1. El conjunto determina el comportamiento de las partes
  2. Generalmente se utiliza una sola sesión    
  3. El facilitador no dice lo que hay que hacer, el propio cliente “ve” la solución
  4. Se dirige principalmente a la solución
  5. Un solo profesional se encarga de todas las àreas
  6. No se elaboran documentos. Vamos directos al tema principal sin rodeos ni política

 

Todos estos factores, hacen que la consultoría clásica tenga que repercutir en sus facturas todos los costes asociados (multitud de profesionales, jerarquías –socio, jefe de proyecto, consultor senior, consultor junior, secretarias-, instalaciones en las mejores ubicaciones, marketing, publicidad …), en la mayoría de los casos, mucho tiempo empleado, muchos recursos utilizados … para conseguir escasos resultados.

Además, en numerosas ocasiones, las soluciones planteadas por los consultores acaban en los cajones o en las estanterías de los directivos que han contratado los trabajos. Lamentablemente, la mayoría de las propuestas sugeridas, aunque con buenos planteamientos y análisis acertados, no son implementadas.

El coaching sistémico que he desarrollado como método de intervención en las Organizaciones es una integración de metodologías del coaching, de los mapas mentales, de la PNL (Programación Neuro Lingüística) y el trabajo con Constelaciones. También es una integración de diversas escuelas terapéuticas, especialmente de la gestalt, la terapia regresiva y la psicología transpersonal.

Entendemos la perspectiva sistémica como la capacidad de enfocar el mundo con una lente de ángulo más ancha. El pensamiento sistémico comprende una amplia y heterogénea variedad de métodos, herramientas y principios, todos orientados a examinar la interrelación de fuerzas que forman parte de un proceso común.

El rasgo más importante de la interpretación del pensamiento sistémico es la consciencia de la unidad e interrelación mutua existente entre todas las cosas y sucesos. En la vida ordinaria no somos conscientes de esa unidad, sino que tratamos los acontecimientos como si fueran hechos aislados. Esta división puede ser útil y necesaria para enfrentarnos al entorno que nos rodea, pero no es válida para tener una comprensión amplia de la realidad.

Todo lo que ocurre en una Organización está interconectado, está interrelacionado y todos sus miembros son interdependientes, no pueden entenderse como partes aisladas, sino sólo como partes integrantes del todo. La naturaleza esencial de las cosas no reside en los objetos, sino en las interconexiones, en las relaciones que creamos.

La técnicas que se utilizan tienen como objetivo ofrecer recursos y soluciones, no investigar en las causas de los acontecimientos. Esta metodología nos permite obtener mucha información sobre las relaciones entre las personas, y ello permite obtener un diagnóstico rápido y soluciones efectivas.

La consultoría sistémica entiende la empresa como una telaraña de relaciones interconectadas. Partimos de la base de la una serie de premisas básicas:

1)      La relación existente entre las partes y el todo.

En contra de lo que establece la consultoría tradicional, que analiza las partes (estrategia, recursos, personal, procedimientos, …) para luego entender el conjunto de la empresa, el nuevo paradigma establece que la totalidad es lo primero, y una vez comprendida su dinámica, se pueden inferir las propiedades y características de interacción de las partes.

Analizar el liderazgo, los procedimientos , los recursos, … por separado, ya  no tiene sentido. Estas partes no están tan claramente definidas y pueden mostrar propiedades o características diferentes según el momento, el contexto y quien esté analizando o observando la organización.

Cuando estudiamos una parte de una organización, estamos siendo muy parciales, y estamos reduciendo y simplificando la realidad de manera que limitamos en gran medida un análisis en profundidad.

2)      Es más importante el proceso que la estructura.

En consultoría tradicional se parte de la premisa que las estructuras organizativas generan los procesos. En consultoría sistémica pensamos que el proceso es lo primero, lo básico, y que cada estructura es una manifestación de un proceso subyacente. En una organización lo que importa son los resultados y éstos son realizados por los procesos, no por la estructura. Lo verdaderamente importante para el consultor son los hechos, el flujo de los acontecimientos.

3)      El análisis, diagnóstico y solución depende del consultor que interactúa.

En muchas ocasiones he observado que un mismo hecho es interpretado de diferente manera por diversos profesionales. Y también como diferentes consultores ofrecían diferentes soluciones, … sin saber a ciencia cierta cual de ellas sería mejor opción para la empresa. Lo que si es evidente que cada consultor enfoca el problema de diferente manera. De la misma manera que en la física cuántica el electrón puede aparecer como una partícula o como una honda, dependiendo de la intencionalidad del experimento, en consultoría no es posible separar lo observado del observador.

4)      No existen leyes fundamentales que expliquen el funcionamiento de las organizaciones

La búsqueda de leyes sólidas inquebrantables que rijan el funcionamiento de las organizaciones quizás no sea un enfoque adecuado. Mas que leyes elementales que sustentan el funcionamiento de las organizaciones podemos hablar de criterios en red de telaraña, en los que algunos pueden ser válidos en ciertas circunstancias y condiciones y otros pueden serlo con otros condicionantes. Ninguna de las propiedades de una parte de la organización es fundamental: todas ellas dependen de las otras partes, y la consistencia total de sus interrelaciones determinará la estructura de todo el entramado.

La organización es pues vista como una red dinámica de relaciones interconectadas que incluye al observador humano como componente integral.

 5)      Los análisis y diagnósticos empresariales son limitados y aproximados.

Podemos aproximarnos a un problema, pero nunca podremos enfocar un problema con la verdad absoluta y exacta. Podemos interpretar el problema, y por tanto tener una aproximación de la realidad, siempre según el juicio y la subjetividad del consultor.

Con todo ello no quiero decir que la consultoría tradicional estuviera equivocada, solo quiero poner de manifiesto que en ocasiones se demuestra muy costosa y poco operativa, de la misma manera que la mecánica cuántica no vino a demostrar que la mecánica newtoniana estuviera equivocada, tan sólo demostró que tenía ciertas limitaciones.

 "La consultoria sistémica se basa en los principios de la mecánica cuántica"