Quantum Consultoria de Organización Sistémica (Barcelona) | quantum.consultors@gmail.com
Consultoria de Organizacion Sistemica

Cuando trabajamos con las personas que nos ofrecen su confianza, antes de empezar, nos gusta dejar claras unas premisas:

premisa: No queremos hacerle perder ni un minuto de tu tiempo

Nuestro tiempo es oro, supongo que el suyo también. En esta metodología nos centramos en todo lo que las personas pueden hacer en su campo de posibilidades. En función de sus circunstancias vitales, el nivel de responsabilidad dentro de la empresa, etc. estará en mayor o menor medida para dirigir el rumbo de la empresa o de su vida. Este es un enfoque práctico.  Vamos directos al tema que nos ocupa, con posibilidades reales de actuación. Focalizamos la atención en las soluciones. El principal objetivo es que  la persona pueda disponer de toda la información que precisa para que pueda tomar las decisiones más adecuadas.

premisa: Yo no tengo la solución. La solución está en tí

Nuestro trabajo consiste en ayudarle a acceder a esa información, a veces oculta, pero siempre presente. Facilitamos el proceso para que pueda surgir. A veces de se trata de un “flash” o de simple  “clic”. 

"A veces las soluciones están tan cerca, que no las vemos."

premisa: No hay milagros: sólo hay determinación

Es decisiva la capacidad de la persona en poder "digerir" un trabajo personal de este tipo. Es preciso dejar reposar brevemente para poder asimilar todo lo acontencido. Después surge una fuerza para actuar. En cualquier caso, todo depende de la determinación y de los recursos que uno dispone para aprovechar al máximo todo el potencial de las propuestas que han aparecido.

Al tratarse de una intervención puntual que remueve muchos procesos internos, cada persona tiene su ritmo para la asimilación. Hay clientes que se activan de forma inmediata y se ponen en marcha al dia siguiente, realizando una serie de actuaciones en cadena que producen resultados espectaculares. Otros precisan más tiempo, tienen su propio proceso. En cualquier caso, los cambios siempre ocurren.

Después de la consulta, la persona tiene claro el camino a seguir. Estaremos el tiempo necesario hasta que la solución aparezca de forma clara y directa, sin dejar espacio a dudas de ningún tipo. Cuando ya se tiene clara la imagen de solución, es conveniente dejar reposar las ideas.  Dejar pasar un breve espacio de tiempo para que los procesos inconscientes se auto-organicen y los nuevos circuitos se consoliden.

4ª premisa: la vida es un campo de posibilidades

A lo largo de  los dias siguientes, hay que actuar de forma decidida para "materializar" las energias que se han movilizado. No hay que forzar nada, todo fluye de manera natural. Lo que tiene que suceder, sucederá igualmente. Pero es importante no retrasar la lista de "tareas a realizar". Fácilmente volvemos a los viejos "patrones" y las formas habituales de pensamiento, con lo que habremos desaprovechado una excelente oportunidad para generar cambios.

No obstante, los resultados pueden ser diferentes a como uno los observó en el campo cuántico de las posibilidades. El problema radica aquí en las expectativas. Cuando actuamos condicionados por las expectativas es que no hemos entendido bien las reglas del juego en el que participamos. Reconozco que es más fácil decirlo que hacerlo, pero hay que actuar y hacer las cosas, independientemente de sus resultados. No tenemos que preocuparnos de los resultados: tenemos que ocuparnos de lo que tenemos que hacer

Fluir con "lo que toca hacer en cada momento" seria la llave maestra de nuestro funcionamiento, la resistencia a empezar o a detenerse en el momento adecuado es realmente la fuente de la mayoría de los problemas.

Cuando descubres que en la vida es un juego, que disponemos de un amplísimo abanico de posibilidades, la visión de todo lo que te sucede cambia radicalmente. Uno participa plenamente en este juego cuando hace lo que tiene que hacer y está donde tiene que estar.

  • Hacer las cosas, independientemente de los resultados
  • Fluir con lo que se tiene que hacer en cada momento
  • Estar donde uno tiene que estar (ocupar tu sitio)

“Si le damos muchas vueltas a un asunto, al final acabamos tomando la peor de las opciones posibles”