Quantum Consultoria de Organización Sistémica (Barcelona) | quantum.consultors@gmail.com
Consultoria de Organizacion Sistemica

 

¿Como lo hacemos?         

El mapa de actores

Una de las herramientas de intervención del coaching sistémico es el mapa de actores. Un mapa de actores es una metodología de trabajo que permite representar en el espacio-tiempo un sistema organizacional en el que interactúan diferentes personas, procesos y conceptualizaciones.

En el mapa de actores utilizamos cartulinas o trozos de papel que representan los diferentes elementos del sistema. El cliente coloca las cartulinas en la sala, en el lugar que siente que es el adecuado. Una vez colocados los elementos del sistema, se crea un campo de información. El facilitador, mediante preguntas y sugerencias, conduce al cliente en un proceso para que se vaya resolviendo y aclarando el tema propuesto. 

El campo de información, también llamado campo cuántico, es un escenario en el que el tiempo y el espacio se vuelven flexibles. Podemos ir hacia el pasado y hacia el futuro. Los acontecimientos ocurridos en tiempos pasados y futuros se hacen presentes en la consciencia en el aquí y en el ahora.

 

Dentro de este campo de información accedemos a estados "virtuales" o estados de "sondeo". Estos estados virtuales son los posibles escenarios que podemos investigar si se dan determinadas circunstancias. En estos momentos lanzamos globos sonda para ver como se puede trabajar algo, y experimentamos que camino, en último término resulta mejor para el cliente y para el conjunto del sistema. La existencia de estados virtuales demuestra que se puede experimentar más de una realidad al mismo tiempo, cada una de ellas interpretando su drama simultáneamente con otras (en lenguaje cuántico, se llama este efecto como "superposición").

Dentro del campo se produce un diálogo creativo entre el consultor y el cliente, en el que exploramos posibilidades y vemos que soluciones son mas adecuadas para conseguir una relación más integrada con la realidad que nos envuelve.

 

Para crear el campo es necesario ir despejando las vías de entrada de información que están localizadas en diferentes partes del cuerpo. Si el cuerpo está tenso, la información no fluye, y no podremos realizar el salto cuántico que estamos buscando.

Para facilitar el proceso de apertura y deshacer bloqueos, se realizan algunos ejercicios que tienen como objetivo hacer que la energía fluya a través del cuerpo-mente.  Con estas actividades elevamos la frecuencia vibratoria del campo  y nos permite sintonizar con informacion de alta calidad.

Este contexto ayuda a la realidad a expresarse tal y como la persona la percibe, pero con una amplia gama de matices, aumentando la información disponible. El facilitador aquí  juega un papel crucial en la provocación de la situación que se observa, por lo que su actuación ha de ser lo más neutra e imparcial posible, pero a la vez, ha de estimular a que se produzca una resonancia energética de alta vibración.

Lo verdaderamente interesante de esta metodología es que el cliente se queda con una imagen clara de la situación actual, de la eventual solución y de los caminos que tiene que recorrer. Todo se realiza de una forma intuitiva y fluida, lo que hace que la solución quede totalmente integrada y sea de fácil aplicación.

La clave está en generar una imagen mental de solución. Una vez hemos generado ésta, todo lo demás fluye de manera natural.

 

 

Es algo parecido a jugar una partida de ajedrez, en la que existen varios jugadores, unas reglas básicas y múltiples estrategias posibles. Mi función es crear el tablero y abrir posibilidades. En este escenario movemos las piezas para ver que estrategia es la más adecuada, teniendo en cuenta el perfil del jugador y la posición de las otras fichas.

De acuerdo con una máxima de sabiduria que afirma que "la persona más evolucionada es aquella capaz de ponerse en el lugar del mayor número de personas", el cliente se pone en el "papel" de todas aquellas personas que representan al sistema. Este procedimiento, por si mismo, es transformador, generando una nueva visión de la situación, que emerge del interior y que se siente desde lo profundo.  

El juego es complejo, ya que se trata de una partida multidimensional, en la que cada persona está “jugando” a la vez múltiples partidas. Para crear este escenario tenemos que alcanzar un nivel de consciencia de alta vibración, en el que aparecen diversidad de dimensiones o planos de la realidad.

Los movimientos que se producen en esta “partida”, se viven de forma natural y real. Se van probando diferentes opciones hasta encontrar la más adecuada. Por supuesto la partida no termina nunca, pero encontramos una estrategia que nos servirá para encarar mejor el juego. La vivencia de esta partida es sumamente transformadora.

"Observamos las piezas, analizamos las posibilidades y finalmente decidimos la estrategia".

 

Buscando el “insight” o el arte de encontrar conexiones

En el proceso de “insight” se integran aquellas funciones mentales que permiten el conocimiento y comprensión de uno mismo y del sistema en que uno interacciona. Se produce un “insight” cuando se conectan los nodos apropiados y se observa una nueva visión de la situación.

La metodología desarrollada permite la integración de la información, dando lugar a una nueva simbolización de la experiencia. Se produce un cambio significativo en la imagen de la situación que se ha planteado, produciendo una transformación automática, no solo en el propio cliente, sino en todo su entorno más inmediato.

"Conectando nodos o abriendo nuevas vías neuronales"

Con la imagen de solución propuesta, se han creado nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro. Son caminos nuevos que no habían sido explorados y que para que se consoliden como vías transitadas, es conveniente reforzar esas conexiones con la intención sostenida.

Cuando se tiene claro el objetivo, el cerebro comienza a organizar el comportamiento inconsciente de manera que pueda alcanzarlo. A partir de ese momento, empieza un proceso automático de ajuste y comienzan a recibirse señales auto-correctivas que le encauzan al objetivo en cuestión.

Si sumamos el comportamiento consciente mediante la intención,  y el comportamiento inconsciente, modificamos nuestra realidad interna, y como consecuencia, modificaremos la realidad externa.